Es domingo ¿y tú?

la-farola-y-la-lluvia

Estoy esperando a las puertas del café bajo una lluvia intensa.

Todo está gris, yo también.

El café cerrado está teñido por la luz dorada de la chimenea, que resplandece a mis ojos.

Es domingo ¿y tú?

El frío se intensifica en mi cuerpo y en mi todo mi ser.

Las gotas de lluvia resbalan por mi cara y piso tierra baldía.

Empiezo a notar cómo el agua me recorre entera.

Es domingo ¿y tú?

Quiero entrar, ¿por qué no puedo estar dentro?

Se oye la voz de alguien.

Veo a una mujer pasar con algo caliente entre las manos.

Es domingo ¿y tú?

Tengo hambre y frío.

Estoy sola y dentro está lleno. Todos hablan.

Estoy fundida en gris y ellos navegan en dorado.

Es domingo ¿y tú?

La puerta se abre y un haz de luz se desmaya por la acera mojada.

Un hombre de manos cálidas me invita a pasar y enciende en mí la esperanza.

Los colores dorados me inundan de calor el alma.

Para mí ya no es domingo ¿y tú? ¿Sigues esperando a que te abran?

No esperes, entra.