Cómo convertirte en la persona que quieres ser

Pies arena

Si observas a la gente de tu entorno, comprobarás que la mayoría de ellos viven en un bucle. Siguen llevando el mismo tipo de vida dramáticamente igual durante años y no han modificado su pequeña porción de mundo conocido.

Si has dejado de sentir ese entusiasmo que hace que te levantes cada mañana con una sonrisa en los labios, es que la vida que llevas no es la que te gusta.

En muchas ocasiones, durante mi vida, he tenido que tomar la decisión de abandonar la comodidad de lo conocido. En estas ocasiones, lo que me ha impulsado a ello, ha sido que me producía pavor no probar algo distinto y arrepentirme años después. Es decir, no quería que mis sueños se quedasen en eso, en sueños. Y sigo con esa filosofía de vida.

Todos nosotros, sin percatarnos, tomamos decisiones todos los días, bien sean pequeñas o grandes. Esas opciones que se nos presentan diariamente, nos convierten en la persona que somos en el presente y definen quienes somos en realidad.

Sin embargo, aplazar tareas o dejarse llevar por la marea de lo cotidiano por comodidad o miedo, destruye nuestra identidad.

Hay que tomar las riendas y tomar una dirección consciente, para no decepcionarnos a nosotros mismos, procurando no ceder siempre en contra de lo que deseamos. Hay que elegir y decidir de forma activa sobre nuestras vidas. Cada día un poco, para torcer el camino y trazar una nueva ruta, nuestra propia ruta.

Debemos ser conscientes de cada elección que tomemos y utilizarla para construir la persona que queremos ser y no en la que nos hemos convertido. Cada decisión es un paso que nos acercará hacia nuestra meta.

La mala noticia es que es una tarea que no tiene fin, es un viaje que realmente nunca termina, pero es también la que nos hará felices.

Tu manera de actuar cada día determinará cómo será tu futuro, un futuro lleno de posibilidades nuevas, estímulos y cambios reales, aceptando siempre el hecho de que estarás en el proceso de convertirte en esa persona que quieres ser.

Todo se encuentra supeditado a ti, forma parte de tu decisión de emprender ese viaje y aferrarte a él.

Recuerda que, la vida que tienes, depende de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *