¡A comprar!

  ¡Se ha abierto la veda, todo el mundo a comprar! Las calles se han convertido en un zoo de mujeres ataviadas con abrigos y chaquetones de animales de lo más variopinto. Tigres, conejos, panteras, zorros ¡Parece la selva! Y es que este año todos los mensajes van dirigidos a convertir a las mujeres en... Seguir leyendo →

La cortina de terciopelo rojo

El corredor es largo, tanto que no se ve el final. Es como un tubo oscuro dividido en el medio por una cortina de terciopelo rojo sangre. Ella sabe que sólo si la atraviesa estará a salvo de la criatura que la acosa en esta parte del pasillo, pero que no se deja ver. Con... Seguir leyendo →

Bruselas, José Ovejero y yo

La primera vez que fui a Bruselas llevaba una pequeña maleta y el libro de José Ovejero titulado “Bruselas”, que me había leído unas tres veces, entusiasmada con la idea de visitar y probar todos los lugares y extravagancias de la capital belga que en él se desvelaban. El libro y la cara de Ovejero... Seguir leyendo →

Soltando lastre

Me pesabas como una piedra. Tenerte a mi lado, sin que estuvieses a mi lado, sino colgado de mí, era un peso insoportable. Pesabas tanto…, a propósito. Todas las personas que habían pasado por tu vida se desprendieron de ti, porque pesabas más de lo que podían soportar. Conmigo, querías pesar aún más. Pesabas tanto... Seguir leyendo →

Un día sin clase

Son las siete de la mañana. Alzo la cabeza por encima del gorro que llevo calado hasta los ojos para mirar el panel que marca temperatura y hora. Tres grados sobre cero. Es un gesto que repito cada mañana al ir hacia la Universidad. La Plaza está limpia y sólo se observa a algún estudiante... Seguir leyendo →

Los españoles y el inglés

Empieza septiembre y como cada nueva temporada viene acompañada de nuevos propósitos para “hacer las cosas bien” “enderezar tu vida” y, como no, aprender inglés de una vez por todas. Este tipo de frases se repiten una y otra vez con cada nuevo comienzo de temporada. Es algo cíclico, pero nunca acabamos de convencernos de... Seguir leyendo →

La cena

Ella entró tranquila y sonriente en el coche de su tío, así lo llamaba desde hacía años, aunque en realidad era un primo hermano de su padre, unos veinte años mayor que él. Muchas veces cuando iban juntos ella y él, debido a la diferencia de edad, ella tenía veinticuatro, la gente pensaba que eran... Seguir leyendo →

El mar, mi pasión salada

Las olas eran más grandes que yo ese día, tan altas y con tal fuerza que era impensable acercarme a ellas. Sin embargo, la fuerza del mar era la única forma de aplacar mis pensamientos que se revolvían una y otra vez como las terroríficas olas de esa salvaje playa. Cuando mis pies descalzos rozaron... Seguir leyendo →

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑