Mi isla

Afrontar esta locura global no es fácil sin tu espacio privado. Tu isla es un lugar donde te cobijas de todas las bombas de furia y miseria que nos acechan a diario en cada esquina. La pérdida de confianza en tu privacidad es un golpe rápido y certero. Algo que, a mí, me resulta insoportable.... Seguir leyendo →

Entre viñedos

Sopla el viento entre los viñedos. Espero ansiosa esa cena entre amigos. Cada opinión de la mañana mudará, desatada en conversaciones, cuando se ponga el sol. Entre viñedos. La espera de cosecha anuncia una buena racha de buena salud, prosperidad, abundancia, riqueza, felices perspectivas un porvenir mejor. Espero entre viñedos a que el vino lave... Seguir leyendo →

Sin hacer ruido

Sé que está mal visto hacer ruido. Cualquier forma de protesta fuera de los canales habituales no debe manifestarse. Los ataques de ansiedad deben ir dirigidos hacia dentro. Y tu estrés, te lo tragas, no lo compartas. Es mucho más civilizado interiorizar tus sentimientos y asentir con una sonrisa, pienses lo que pienses, sientas lo... Seguir leyendo →

Aquella noche

De aquella primera noche recuerdo la penumbra de la habitación. La espera interminable, el agotamiento, la impotencia, la fatiga, el estrés. Un día normal se había convertido en algo impensable, desmesurado, dantesco, inconcebible. Sorprendida por el desarrollo de los acontecimientos, pero inmersa todavía en la supina ignorancia hacia lo que en realidad iba a suceder... Seguir leyendo →

Desayuno con diamantes

Estoy en la terraza de un bar frente al mar. Junto a mí, una íntima amiga. Delante de nosotras, un desayuno. La promesa del comienzo del día, rodeadas de esa paz matutina que invita a sentir más que a hablar. Poco a poco, vamos recuperando un terreno y costumbres que ambas habíamos dejado, y casi... Seguir leyendo →

Sólo un momento

    Impedid que suenen los teléfonos, Parad todos los sonidos, Detened el tiempo, Sólo un momento. Callad los gritos, bajad las voces, Que los coches no circulen, Que los trenes se detengan en las estaciones, Que los aviones vuelen pero no aterricen, que esperen, Que escriban sobre la nubes, en círculos angustiosos, que todo... Seguir leyendo →

Desnuda en Gotemburgo

Cuando inicié este viaje pensé que no tenía mucho sentido, por tanto, lo que pudiese escribir durante el mismo tampoco iba a tenerlo. Mi maleta perdida en Amsterdam. Nada que ponerme en Gotemburgo. Parecía que lo peor del viaje no había sido el irrespirable calor húmedo de Barcelona. No es la primera vez, ya conozco... Seguir leyendo →

Otra Noche de San Juan

Volveremos a reunirnos con los que no están entre nosotros. Alumbrados por la oscuridad de la noche, rodeados de fuego. Millones de murmullos y brasas ardiendo que intentan quemar infructuosamente lo que hemos vuelto a hacer mal este invierno. Por mucho que nos empeñemos en conjuros y quemas, lo cierto es que las palabras fluctuarán... Seguir leyendo →

Los peatones

    Juro que he hecho todos mis ejercicios de respiración, de autocontrol, de mediocridad, pero no puedo aún caminar entre ellos. Son demasiado molestos. Se paran sin importarles que haya gente detrás de sus trabajosos pasos. Son lentos. Carecen de reflejos. Están atontados por tantas sesiones ante la televisión o Internet. No están dotados... Seguir leyendo →

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑