Después de una trayecto en metro de unos veinte minutos encontré la casa. Caminé un par de minutos por la nieve y, ansiosa porque me abriesen, llamé al timbre. Mis amigos alemanes me recibieron amistosos. Les entregué una botella de vino, saludé a todos, me deshice de la ropa de abrigo y entré en la... Seguir leyendo →

El verano se acerca y empieza mi obsesión porque ningún ser vivo, excepto yo y mis visitas, entren en mi piso. Ayer por la tarde, después de una larga jornada, me tumbé en el sofá dispuesta a leer tranquilamente arrullada por el sonido de la nada, esto es, en un silencio absoluto. No había ni... Seguir leyendo →

¿Lo dudas?

Al otro lado del móvil, me dicen: -Ya está ¡Los tengo! En ese momento me viene a la cabeza las palabras que me dijiste en nuestra última conversación. -No seas fría. Pareces nórdica. Comienza a hablar y tras unas cuantas frases, me repite lo mismo. Le respondo que los “whatsapps” carecen de tono y que... Seguir leyendo →

PERDIDOS

Es inevitable perderse cuando te obligan. Hay conductores que van huyendo, huyen de las autopistas porque son caras, y más, si atraviesas Europa. Huyen de la gente porque, según cambias de país, te hablan un idioma diferente ¡Qué gente tan rara! Si pasas por Francia, te hablan francés, si pasas por Alemania, alemán. Y es... Seguir leyendo →

Antes de acabar este año

Antes de acabar este año, uno de los más difíciles de mi vida, en los que me he agarrado al sentido de humor como única arma para defenderme de imponderables, no quiero dejar de escribiros que ha sido: Un año con el que podría llenar, fácilmente, las páginas de un libro en el que se... Seguir leyendo →

No me toques el arroz

Las cebollas estaban picadas en trocitos y empezaban a hacer ese ruido chispeante, como susurrándote que las dejes en paz un rato, a fuego lento, si puede ser. Como lenta y pacífica iba a ser la preparación de mi cena esa noche. Abrí la nevera para coger el resto de los ingredientes. Sola en la... Seguir leyendo →

Haberlas haylas, hasta en tu barrio

Por estas tierras, de todos es conocido que, en esas calles donde silba el viento, en los caminos que azota la lluvia, en fragas umbrosas o en las encrucijadas de las carreteras, nos podemos encontrar con esos seres misteriosos a los que llamamos “meigas”. Los que somos gallegos, sabemos que “haberlas haylas”, la cuestión es... Seguir leyendo →

Aquella noche

De aquella primera noche recuerdo la penumbra de la habitación. La espera interminable, el agotamiento, la impotencia, la fatiga, el estrés. Un día normal se había convertido en algo impensable, desmesurado, dantesco, inconcebible. Sorprendida por el desarrollo de los acontecimientos, pero inmersa todavía en la supina ignorancia hacia lo que en realidad iba a suceder... Seguir leyendo →

El cartel

Me encontraba esperando y paseando por un inhóspito pasillo, antesala de lo que me habían prometido iba a ser una prueba sencilla y rutinaria. Un examen tan sencillo, que podía llevarse a cabo encima de una camilla y en cinco minutos, si no fuese porque el protocolo del centro hospitalario exigía que se llevase a... Seguir leyendo →

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑