Integración

  Nada más entrar en el restaurante ya sabía que se iba a tratar de una cena aburrida. Una de esas cenas cordiales, en las que se iba a hablar mucho sobre nada. Lo fundamental entre los suecos era no hablar de nada. Sin embargo, era consciente de que no me quedaba más remedio que... Seguir leyendo →

PERDIDOS

Es inevitable perderse cuando te obligan. Hay conductores que van huyendo, huyen de las autopistas porque son caras, y más, si atraviesas Europa. Huyen de la gente porque, según cambias de país, te hablan un idioma diferente ¡Qué gente tan rara! Si pasas por Francia, te hablan francés, si pasas por Alemania, alemán. Y es... Seguir leyendo →

El malentendido

Entró en la sala con un aire decidido y amenazador. ¿Cuál es la de las dos?, preguntó. Sentadas la una junto a la otra, en un incómodo sofá negro de la sala de espera, nos miramos impertérritas. Ella a mí y yo a ella. -Eres tú, dijo mi acompañante. Hija de puta, pensé angustiada. -... Seguir leyendo →

Crimen y castigo

Imposible cenar contigo si no fotografiabas el plato que ibas a comer. Un recuerdo de nuestra cena, pensaba yo entonces… hasta que lo ponías en Facebook. Tristes eran los postres cuando observabas desolado que tenías un solitario “me gusta”. No se puede vivir para los “me gustas” de Facebook. Suele convertirse en algo trágico. Sin... Seguir leyendo →

No me toques el arroz

Las cebollas estaban picadas en trocitos y empezaban a hacer ese ruido chispeante, como susurrándote que las dejes en paz un rato, a fuego lento, si puede ser. Como lenta y pacífica iba a ser la preparación de mi cena esa noche. Abrí la nevera para coger el resto de los ingredientes. Sola en la... Seguir leyendo →

Haberlas haylas, hasta en tu barrio

Por estas tierras, de todos es conocido que, en esas calles donde silba el viento, en los caminos que azota la lluvia, en fragas umbrosas o en las encrucijadas de las carreteras, nos podemos encontrar con esos seres misteriosos a los que llamamos “meigas”. Los que somos gallegos, sabemos que “haberlas haylas”, la cuestión es... Seguir leyendo →

El doctor Calma

Cada vez que ella entraba en el despacho del doctor Calma sentía de todo, menos eso. Por regla general, él se encontraba sentado de perfil mirando febrilmente hacia la pantalla de su ordenador y tecleando con una sospechosa ansiedad. En apariencia, podría decirse que se trataba de un hombre distraído, ocupado, metido en sus informes... Seguir leyendo →

El interrogatorio

Interrogatorio realizado por un comisionado de la Gestapo a un prisionero de origen gallego. Comisionado de la policía alemana: - ¿Estaba usted el 25 de octubre en la Prager Strasse? Manolo: - ¿Cómo? Comisionado de la policía alemana: - ¿Estaba usted el 25 de octubre en la Prager Strasse? Manolo: -Depende. Comisionado de la policía... Seguir leyendo →

La abeja

Escuchó un zumbido ronco y penetrante. Miró a su alrededor. La sala parecía vacía y tranquila. Torció la cabeza y siguió golpeando el teclado de su ordenador. Sin embargo, aquel aterrador zumbido regresó a sus oídos. Se levantó de la silla y miró hacia el blanco techo. Allí estaba. Jamás había visto ante sus ojos... Seguir leyendo →

El cartel

Me encontraba esperando y paseando por un inhóspito pasillo, antesala de lo que me habían prometido iba a ser una prueba sencilla y rutinaria. Un examen tan sencillo, que podía llevarse a cabo encima de una camilla y en cinco minutos, si no fuese porque el protocolo del centro hospitalario exigía que se llevase a... Seguir leyendo →

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑