Los cobardes

Si los ves, diles que he estado aquí, que vivo aquí. Y aquí llueve. ¿Has visto llover alguna vez? ¿Sabes leer las gotas de agua? ¿Te produce miedo y te ocultas tras los cristales, o sales para que el agua te rocíe la cara? ¿De qué modo ves llover? ¿Eres de los que llamas para... Seguir leyendo →

Estado condicional

La maldita condición, si hubiera, si no fuera, si pudiera, si todo no se hubiese desarrollado así, si no hubiese escogido ese camino en aquel momento, si en ese segundo no se hubiera cruzado en mi camino aquello o aquél, si no hubiese tomado esa decisión, si lo hubiese visto antes, si no lo hubiera... Seguir leyendo →

Tu perspectiva del mundo

Una misma copa de vino sabe distinto según el sitio en que la tomes, las emociones que sientas o las circunstancias en las que te encuentres. No es suficiente con comunicarse de forma coherente, razonable o con exponer ideas brillantes. La aceptación de tu forma de vivir, de tus charlas o escritos siempre se halla... Seguir leyendo →

Mi isla

Afrontar esta locura global no es fácil sin tu espacio privado. Tu isla es un lugar donde te cobijas de todas las bombas de furia y miseria que nos acechan a diario en cada esquina. La pérdida de confianza en tu privacidad es un golpe rápido y certero. Algo que, a mí, me resulta insoportable.... Seguir leyendo →

Entre viñedos

Sopla el viento entre los viñedos. Espero ansiosa esa cena entre amigos. Cada opinión de la mañana mudará, desatada en conversaciones, cuando se ponga el sol. Entre viñedos. La espera de cosecha anuncia una buena racha de buena salud, prosperidad, abundancia, riqueza, felices perspectivas un porvenir mejor. Espero entre viñedos a que el vino lave... Seguir leyendo →

Esperando un tren

Salto al vacío con los ojos cerrados. Busco respuestas en el firmamento de la soledad. Mi mirada perdida vaga entre las vías. Me encuentro detenida esperando mi tren. Busco motivos dentro de mi cabeza y, con la tristeza como compañera no deseada, espero una señal. Mientras el tiempo se me escapa, la duda me retiene... Seguir leyendo →

Sin hacer ruido

Sé que está mal visto hacer ruido. Cualquier forma de protesta fuera de los canales habituales no debe manifestarse. Los ataques de ansiedad deben ir dirigidos hacia dentro. Y tu estrés, te lo tragas, no lo compartas. Es mucho más civilizado interiorizar tus sentimientos y asentir con una sonrisa, pienses lo que pienses, sientas lo... Seguir leyendo →

Hazlo

Hazlo, si no puedes evitarlo. Si tienes que pensarlo durante horas buscando las palabras, es mejor que no lo hagas.   Sucederá por sí solo sin que puedas pararlo. Continuará ocurriendo hasta que mueras Y morirá cuando lo escribas.   Te retorcerás cuando otros lo lean y lo interpreten. Te robará el alma. Está en... Seguir leyendo →

Aquella noche

De aquella primera noche recuerdo la penumbra de la habitación. La espera interminable, el agotamiento, la impotencia, la fatiga, el estrés. Un día normal se había convertido en algo impensable, desmesurado, dantesco, inconcebible. Sorprendida por el desarrollo de los acontecimientos, pero inmersa todavía en la supina ignorancia hacia lo que en realidad iba a suceder... Seguir leyendo →

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑