Desayuno con diamantes

Estoy en la terraza de un bar frente al mar. Junto a mí, una íntima amiga. Delante de nosotras, un desayuno. La promesa del comienzo del día, rodeadas de esa paz matutina que invita a sentir más que a hablar. Poco a poco, vamos recuperando un terreno y costumbres que ambas habíamos dejado, y casi... Seguir leyendo →

Sólo un momento

    Impedid que suenen los teléfonos, Parad todos los sonidos, Detened el tiempo, Sólo un momento. Callad los gritos, bajad las voces, Que los coches no circulen, Que los trenes se detengan en las estaciones, Que los aviones vuelen pero no aterricen, que esperen, Que escriban sobre la nubes, en círculos angustiosos, que todo... Seguir leyendo →

Desnuda en Gotemburgo

Cuando inicié este viaje pensé que no tenía mucho sentido, por tanto, lo que pudiese escribir durante el mismo tampoco iba a tenerlo. Mi maleta perdida en Amsterdam. Nada que ponerme en Gotemburgo. Parecía que lo peor del viaje no había sido el irrespirable calor húmedo de Barcelona. No es la primera vez, ya conozco... Seguir leyendo →

Otra Noche de San Juan

Volveremos a reunirnos con los que no están entre nosotros. Alumbrados por la oscuridad de la noche, rodeados de fuego. Millones de murmullos y brasas ardiendo que intentan quemar infructuosamente lo que hemos vuelto a hacer mal este invierno. Por mucho que nos empeñemos en conjuros y quemas, lo cierto es que las palabras fluctuarán... Seguir leyendo →

Los peatones

    Juro que he hecho todos mis ejercicios de respiración, de autocontrol, de mediocridad, pero no puedo aún caminar entre ellos. Son demasiado molestos. Se paran sin importarles que haya gente detrás de sus trabajosos pasos. Son lentos. Carecen de reflejos. Están atontados por tantas sesiones ante la televisión o Internet. No están dotados... Seguir leyendo →

El hotel del silencio

Son las ocho de la tarde. Observo el arco iris desde la suntuosa cafetería del hotel. La calma del mar se pega directamente a mis movimientos que, desde que he deshecho las maletas, son lentos y pausados. Un camarero, de los de antes, se acerca para servirme un vino blanco frío. No ha sido un... Seguir leyendo →

Burocracia y ventanillas

Supongo que después de haber leído el título ya os habréis dormido. Bien, siendo así, hoy puedo escribir sin el peligro de ser leída. Nunca me han gustado los papeles que se apilan o los que se recogen en archivos. Me dan terror y hacen que pierda un tiempo precioso que podría llenar ocupándome de... Seguir leyendo →

Diamantes

  Su aspecto exterior no le importaba en absoluto. Era callada e introvertida y, si hablaba, nunca decía estupideces. Su soledad era quieta, apretada, contenida y olía a destierro. Su pueblo era un lugar de palabras huecas. Allí se hablaba sin respirar, sin escuchar, sin pausas, sin alma, sin pasión, triturando la gramática, aplastando una... Seguir leyendo →

Pura realidad

La demoledora realidad nos espera a la puerta de casa para imponerse con toda su fuerza. Una realidad que aunque nuestra mente se empeña en trasformar en dulce relato, nos atraca en cualquier esquina con toda su violencia, injusticia, mezquindad y miseria. Monstrándose con brutal descaro, insípida, sin adornos, ni concesiones. Por tanto, cuanto más... Seguir leyendo →

Momentos en la jaula

    Ella se saca los pantalones y se queda con las piernas descubiertas. Cansada de mojarse los pechos y la blusa para ducharlo y de sus quejas cada vez que lo toca con las manos heladas, esta vez se le ha ocurrido cubrirse con una chaqueta. Lo agarra para que se sienta más seguro... Seguir leyendo →

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑